En la mayoría de ocasiones, el encanto de una ciudad no está en los propios monumentos más turísticos sino en sus zonas más especiales que llevan a cuestas toda la historia que las originó y las nutrió durante años. Es el caso del Barrio de las Letras de Madrid, ubicado en pleno centro.

Esta zona tan especial debe su nombre a la actividad literaria de los siglos XVI y XVII que se produjo en su interior: Miguel de Cervantes, Quevedo, Lope de Vega y Góngora fueron algunos de los artistas literarios que residieron o visitaron con afluencia este barrio.

Para que te hagas una idea, si hubiera que definir con tres palabras el Barrio de las Letras de Madrid, podríamos hacerlo con las siguientes: bohemio, cultura y diversión. ¿Te lo vas a perder?

Ruta por el Barrio de las Letras de Madrid

Este barrio literario está formado por un conjunto de pequeñas calles y plazas que, a día de hoy, siguen teniendo un gran encanto debido a los pequeños textos de estos magos literarios del Siglo de Oro que dejaron huella en él.

Muy cerca del Barrio de las Letras se encuentra el Museo del Prado, la Fundación Thyssen, la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, por lo que es la zona perfecta para hacer turismo cultural. Además, la gastronomía de la zona es exquisita y por eso muchos madrileños acuden cada día a disfrutar de las tapas y los vinos que allí se sirven.

Pues bien, la actividad principal de esta zona se encuentra en la Plaza de Santa Ana y en la calle de las Huertas. Sin embargo, tiene una vital importancia la calle del León (antigua calle del Mentidero) en la que se contrataban a las compañías de representación. De hecho, en esta misma calle, esquina con calle de Francos, residió el mismísimo Cervantes.

También debemos nombrar la Casa Museo de Lope de Vega, lugar en el que vivió dicho escritor; el Convento de San Ildefonso de las Trinitarias Descalzas; el Palacio del Conde de Tepa; la Real Academia de la Historia; el Teatro Español o el Ateneo de Madrid.

En definitiva, en el Barrio de las Letras subyace una cultura y una historia que la mayoría de madrileños deberían conocer y, evidentemente, los visitantes de la ciudad también.